¿Has olvidado tu contraseña?

¿Qué es la osteoartritis?

Concepto

La osteoartritis (OA) o artrosis es una enfermedad articular crónica que se caracteriza por deterioro y pérdida de cartílago hialino articular, alteraciones del hueso subcondral y el compromiso de tejidos blandos que incluye a la membrana sinovial1.

Prevalencia

Es la más común de las enfermedades articulares y una de las más frecuentes causas de discapacidad física. Datos de la OMS confirman que alrededor de un 28% de las personas mayores de 60 años padece artrosis sintomática. De éstas, el 80% tiene limitaciones en el movimiento. De hecho, existe un elevado grado de correlación entre la prevalencia y la incidencia de la osteoartritis y la edad, hecho de importancia considerable dado el envejecimiento de la población en las sociedades occidentales.

Localización

La osteoartritis compromete frecuentemente las manos, rodillas, columna vertebral y caderas, raramente afecta muñecas, codos y tobillos. No todas las articulaciones se comprometen por igual. Por lo general, las articulaciones que soportan peso, como la rodilla y la cadera, son las que, principalmente, se ven afectadas por la OA. La pérdida de la movilidad por la afectación articular y el dolor pueden restringir en gran medida la movilidad del paciente y tener un impacto significativo en la calidad de vida.


comparativa rodilla

Imagen comparativa de una rodilla de paciente osteoartrítico y una rodilla sana.

Clínica

Los criterios clínicos para el diagnóstico definitivo de la osteoartritis incluyen la historia clínica, el examen físico y cambios radiológicos. Todos ellos pueden aparecer tardíamente respecto del momento en que ocurren los cambios histopatológicos.

Los siguientes hechos son, en general, sugerentes del diagnóstico de OA:

  • Rigidez articular matinal de menos de 30 minutos.
  • Dolor persistente (en rodilla o cadera) que empeora al cargar el peso corporal o al subir o bajar escaleras y que alivia con el reposo.
  • El dolor suele ser más importante al inicio de la marcha y tiende a ceder con el movimiento.
  • Inicio insidioso en el tiempo.
  • Deformidad articular y atrofia de cuádriceps (para la OA de rodilla).
  • Contractura o rigidez de la articulación comprometida.
  • Crepitación a la movilización articular (especialmente la rodilla).
  • Derrame articular frío o no-inflamatorio (para la OA de rodilla).

En la exploración es frecuente encontrar cierto grado de deformidad, rigidez, crujido articular y a veces un leve aumento de volumen no inflamatorio.

Radiología

El estudio radiológico confirma habitualmente la sospecha clínica y se indica en el control objetivo de la progresión de la enfermedad. Las radiografías pueden revelar un estrechamiento del espacio articular, la formación de osteofitos, el aumento de densidad del hueso subcondral y la presencia de pseudoquistes en el hueso subcondral2.


clasificación radiológica de la OA de rodilla por grado

Tratamiento

El manejo del dolor se convierte en el objetivo principal del tratamiento. Su alivio conlleva una mejora de la movilidad y la función articular, y en definitiva, de la calidad de vida del paciente. El abordaje debe realizarse desde el punto de vista farmacológico y no farmacológico.

Tratamiento no farmacológico

Desde el punto de vista no farmacológico será necesario revisar aspectos que puedan estar relacionados con la etiopatogenia de la enfermedad como puedan ser el sobrepeso o el uso repetido de la articulación en el ámbito deportivo o laboral. Por otra parte, será necesario mantener la función articular fomentando la realización de una actividad física adecuada al grado de afectación.

Tratamiento farmacológico

Respecto al tratamiento farmacológico, el uso de analgésicos será la base del manejo farmacológico. Para la mayoría de pacientes el paracetamol será el fármaco de elección y reservaremos los AINE ante la aparición clínica de dolor más severo o existencia de signos inflamatorios, teniendo en cuenta su perfil de efectos adversos.

El uso de agentes sintomáticos de acción lenta como el sulfato de condroitina y el sulfato de glucosamina ha sido muy estudiado. Si bien se han obtenido algunos datos clínicos que sugieren un efecto beneficioso de la condroitina y la glucosamina, existe una mínima evidencia de la eficacia de otras moléculas de esta clase2.

El empleo de corticoides intraarticulares proporciona un alivio del dolor agudo aunque sus efectos son de corta duración. Son necesarios más estudios para determinar qué grupo de pacientes pueden beneficiarse de su administración.

La viscosuplementación permite restaurar la fisiología articular en la OA, restableciendo la elasticoviscosidad normal del líquido sinovial. Entre los beneficios observados en los diferentes estudios, destacan el alivio precoz del dolor que se mantiene en el tiempo y una potencial conservación del cartílago articular. Ambas propiedades mejoran la calidad de vida del paciente e incluso retrasa de forma significativa la artroplastia total de rodilla3-6.

La cirugía queda reservada para situaciones de enfermedad avanzada con importante compromiso funcional en las que las alternativas no invasivas han sido agotadas.

Bibliografía.
  1. Sociedad Española de Reumatología. Manual SER de las Enfermedades Reumáticas. Sociedad Española de Reumatología. 4ª ed. Madrid: Panamericana; 2004.
  2. Zhang W, Doherty M, Arden N, Bannwarth B, Bijlsma J. EULAR evidence based recommendations for the management of hip ostheoarthritis: report of a task force of the EULAR Standing Committee for International Clinical Studies Including Therapeutics (ESCISIT). Ann Rheum Dis 2005;64(5):669-81.
  3. Brandt KD. Diagnosis and Non surgical Management of Osteoarthritis. 2nd edition. Caddo, OK: Professional Communications, Inc, 2000.
  4. Chevalier X, Jerosch J, Goupille G, et al. Single intra-articular treatment with 6 ml hylan G F 20 in patients with symptomatic primary osteoarthritis of the knee: a randomized, multicenter, double-blind, placebo controlled trial. Ann RheumDis. 2010;69(1):113-9.
  5. Waddell DD, Bricker DC. Total knee replacement delayed with hylan G-F 20 use in patients with grade IV osteoarthritis. J Manag Care Pharm. 2007;13(2):113-21.
  6. Wang Y, Hall S, Hanna F, et al. Effect of hylan G-F 20 [Synvisc®] supplementation on cartilage preservation detected by magnetic resonance imaging in osteoarthritis of the knee: a two-year, single-blind clinical trial. Poster presented at: European League Against Rheumatism (EULAR); June 16-19, 2010; Rome, Italy.
X

AVISO.- HEMOS ACTUALIZADO NUESTRA POLITICA DE PRIVACIDAD

Fecha de entrada en vigor: 25 de mayo de 2018
En cumplimiento con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea que entrará en vigor, hemos actualizado nuestra política de privacidad, de tal forma que explicamos cómo Sanofi trata los datos personales, así como nuestra Política de Cookies.
Por favor para seguir utilizando el sitio web es necesario que revises y leas nuestra política de privacidad y nuestra política de cookies.

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para medir su actividad en el sitio web y mejorar el servicio ofrecido. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.